miércoles, 25 de marzo de 2015

Ecos del Homenaje a Dos Leyendas: El talento está presente pero se acaban las combinaciones.

La edición 2014 de Homenaje a Dos Leyendas pasó prácticamente desapercibida, y no es para menos, cualquier otro evento de lucha libre que hubiera coincidido con la cobertura alcanzada por el deceso del Hijo del Perro Aguayo seguramente hubiera tenido el mismo destino. 

Ahora bien, cabe preguntarse ¿en circunstancias normales cuál hubiera sido la repercusión del Homenaje a Dos Leyendas? Seguramente tendríamos las editoriales y comentarios de cajón que acompañan a cada reseña de lucha libre desde hace poco más de siete años. Seguramente estaríamos hablando de resultados injustos, luchadores vendidos, se hablaría del fracaso o éxito de la función, en fin, la misma cantaleta de siempre. La mayoría de aficionados bien podrían copiar su primer comentario hecho a la primer función de relevancia del año e irlo pegando en la caja de comentarios de todas y cada una de las funciones subsecuentes. Así de predecible es el asunto.

En honor a la verdad lo anterior también obedece a que no hay mucha materia para hacer un elaborado análisis a partir de una función de lucha libre y en el caso de HDL el evento solo fue una confirmación de lo que ya sabemos del CMLL: luchadores de perfil medio que pueden generar grandes entradas y un muy buen rendimiento es las luchas estrellas de la función ¿hubo algo diferente? A decir mio, si, si lo hubo. No fue nada que tenga que ver con el desempeño de los luchadores, no, fue una sensación de vació.

El equipo de programadores del CMLL, tan cuestionado desde hace años -injustamente en varias ocasiones-, está careciendo de una lectura adecuada de la situación que se vive actualmente en la empresa. El año del aniversario 80 fue una oportunidad que se dejó pasar para concluir un ciclo e iniciar otro, no se hizo así, en lugar de eso ese año se concluyó con un ciclo que debió de durar, por lo menos, una década mas. En su momento se advirtieron de las consecuencias de tal decisión, hoy expuestas a flor de piel.

Más allá de que si Máximo merece o no un impulso como luchador -desde ya digo que si se lo merece debido a su popularidad-, más allá de que no puedes devaluar tanto a una estrella como El Terrible -desde ya digo que es una decisión absurda que perjudica a alguien que bien pudiera descansar a la empresa sobre sus hombros- y más allá de todos los errores y aciertos que puedan tener, lo cierto es que el CMLL teniendo el talento para lograrlo, no ha trabajado adecuadamente para alimentar una dinámica que le demanda la organización de varios eventos especiales durante el año. No me imagino tantas combinaciones, ni tantas máscaras y cabelleras realmente importantes para alimentar a ya no digamos el 2016, sino para alimentar incluso a lo que resta del 2015. 

Ya en años anteriores, creo cuando todavía escribía en el foro de Box y Lucha, advertí de la conveniencia de restarle importancia a las luchas de máscaras y cabelleras -por ser una estrategia atractiva pero que elimina a miembros del elenco- para en su lugar reivindicar a las luchas de campeonato como cabezas de un magno cartel. Máscaras y cabelleras como las que se requieren para ese tipo de eventos hay muy pocas, luchadores en todas las divisiones con la capacidad para dar grandes luchas de campeonato hay hasta para aventar.

Aún están a tiempo de corregir el camino.

@loscoliseinos

IMG/Yahoo/Gonzalo López