jueves, 8 de enero de 2015

En el camino al éxito hay historias y personajes que se olvidan.

En la lucha libre no todos los proyectos y procesos son exitosos, de hecho, son muy pocos los que logran tener éxito. La mayoría de proyectos trazados por las empresas no superan a la medianía o rápidamente son cubiertos por la sombra del fracaso. En el caso de los luchadores también son muy pocos los casos que logran establecer una época u obtener reconocimiento, siendo fríos, por cada nombre que marca a una época hay cientos de cuyo nombre ya no nos acordamos. 

La lucha libre es una actividad muy competitiva, los espacios son muy reducidos y en el caso de las mujeres y pequeños estrellas hay una barrera que los situa, máximo, a medio cartel y excepcionalmente en un evento estelar. Condiciones que elevan la dificultad de un camino ya de por si complicado.

La división masculina es en donde, en apariencia, es más fácil acceder al estrellato, pues a esta categoría no se le imponen restricciones como a las otras, sin embargo, el grado de dificultad para lograrlo también es muy elevado porque, a diferencia de las otros dos, el número de luchadores con licencia es mucho más vasto, hay más elementos compitiendo por el estrellato, pues es oportuno recordar que ser estelarista no es sinónimo de ser una estrella.
 El comentario viene a raíz de la recién caída de dos luchadores preliminaristas con poco prestigio, "El Cholo" y "Ramstein", a manos de otros dos luchadores preliminaristas sin prestigio, "Soberano" y "Star Jr." Me gustaría centrarme en los dos primeros porque sus trayectorias van más a tono con el presente comentario. 


"Ramstein" tuvo sus mejores años como "El Fugaz", de hecho, bajo el personaje con el que finalmente perdió el misterio tuvo muy pocos datos que puedan destacarse, uno de ellos el pertenecer a la primera fila de luchadores que rapó al ya para entonces fallido plan de proyectar a "Tony Rivera" como estrella, de ahí en fuera poco a poco se fue perdiendo entre los preliminaristas, se rumoraba sobre su pérdida de confianza y aunado a ello su notorio sobrepeso e imagen poco atlética contribuyeron a no volver a verle los agiles movimientos que tenía cuando le toco interpretar a "El Fugaz". En todos estos años hizo muy poco en su intento por salir de sitios preliminares. en lo personal, creo que su carrera en el CMLL duro más tiempo del que debería.

Respecto a "El Cholo" la situación es un poco diferente. Al igual que su compañero en la derrota no es ningún novato, para el momento de la apuesta ya tenía varios años como luchador sin lograr destacar, sin embargo, a diferencia de "Ramstein", él sí logró tener una etapa en donde merecía un ascenso, tal vez no a sitios estelares, pero si merecía trabajar de manera habitual en la media tabla, su nivel daba para ello y hubiera sido una justa recompensa a su esfuerzo. En el periodo que abarca desde el 2000 al 2014 tuvo buenos momentos en su carrera, podría decirse que fue en estos años cuando construyo la forma en la que será recordado como luchador -siempre y cuando su etapa como elemento desenmascarado sea decorosa-

En congruencia con sus trayectorias y despúes de la derrota creo que la de "Ramstein" está prácticamente terminada, mientras que "El Cholo", si no se cae anímicamente, bien podría trabajar algunos años más dentro del CMLL o fuera de él. Su personaje permanece intacto, puede seguir interpretándolo.

Respecto a los vencedores dudo que su victoria los catapulte al estrellato a corto plazo, si bien es cierto que, por lo poco laureada de las cuatro trayectorias de los involucrados, no se puede hablar de una injusticia, por lo mismo, tampoco se puede hablar de una victoria digna de presumirse, no han ganado nada. Todavía tienen carrera por delante, de ellos depende destacar o quedarse como una simple anécdota del ya tradicional evento de máscaras de inicio de año entre los preliminaristas del CMLL.  

Pueden seguirme en redes sociales, en Twitter me encuentran como @loscoliseinos y en Facebook me encuentran con el mismo nombre. Hasta pronto,

IMG/ Gónzalo López/Yahoo.